Enemigos de la luz (Teddy London #2), C. J. Henderson

30.11.15

Enemigos De La LuzTHE STENCH OF FRESH AIR
C. J, Henderson
289 páginas
Plaza & Janés, PRH
{goodreads}

Una terrible tormenta golpea las calles de Nueva York, y Teddy London, se dirige a su oficina sin esperar jamás lo que encontraría en ella. Al parecer la furia de la naturaleza la ha agarrado con él y ha arruinado todo el lugar, pero no se ha conformado con mojar sus cosas, pues todo indica que uno o más rayos se colaron por la que antes era una ventana y quemaron todo a su paso; archivos, evidencias, direcciones, contactos; información valiosa. Todos los años que el detective privado había tardado en recolectar la valiosísima información, habían sido reducidos a, literalmente, cenizas.

Digamos que entró en la profunda emo. Tristeza, dolor, la vida vale verga, nadie me quiere y todos me odian, nada tiene sentido, blah blah, pero entonces, como traída por los ángeles, aparece una mujer, Lisa, pidiendo su ayuda.


Resulta que esta chiquilla ha estado teniendo sueños medio raros, donde se le aparecen criaturas de otro mundo y esa clase de cosas, pero el asunto le empezó a preocupar heavymente cuando iba caminando por la vida y en serio vio uno de los monstruos raros que veía en sus sueños, y pensó que estaba media loca, así que fue a muchos psiquiatras y nadie le creyó o la pudo ayudar, en realidad. Pero, justo (y finamente) tocó a la puerta de un médico amigo de Teddy London (el doctor no sé cuanto), y éste le recomendó que fuera a visitar al detective, no recuerdo porqué.

La cosa, es que al final el detective decide que todo lo malo que le sucedió aquel día es obra del destino, y entonces una de las criaturas que persiguen a Lisa entra a la oficina y casi lo mata. Pero se une el conserje, lo pica (así, literal), y al final terminan ofreciéndole un puesto no pagado de ayudante suicida, y se forma el Team Caza Fantasmas, dónde todos quieren descubrir de dónde vienen estas criaturas y qué quieren de la pobre mujer.

Como notarán mientras van leyendo esta reseña, no es que la novela me haya gustado demasiado.

Este libro se lo conseguí en un intercambio, el cual no fue una perdida, pero tampoco significó una gran ganancia. Aunque luego lo intercambié por otro y las cosas mejoraron notablemente.
Al parecer, siempre que Q'talu ha querido hacer algo se ha encontrado con un hombre que se ha enfrentado a él; el Destructor. ¿Quién sabe? En cualquier caso, para ellos usted es el Destructor, lo quiera o no señor London. El futuro de la humanidad está en sus manos.
Está narrado desde el punto de vista de Teddy y básicamente es una novela de misterio policial fantástica (ni siquiera paranormal; fantástica). El argumento básico es que se presentan estos monstruos picados a aliens que resultan ser humanos genéricamente modificados por cuestiones medias místicas y quieren conquistar el mundo para dejar entrar a su dios raro que se llama Q'talu que es un dios/demonio que quiere destruir a la tierra porque es muy malvado y qué se yo.

Los personajes son tan increíblemente arquetipos, y lo que es aún peor, las situaciones son aburridamente clichés. Teddy es este detective súper rudo del que intentaron hacer un Sherlock más social. Su amigo, el que mata al primer monstruo, se une a la aventura sólo para tener una vida más emocionante, y ya saben, es este sujeto medio calvo, pequeño y gordito que tiene arranques de adrenalina y ensalza las películas de acción, o como suele pasar en Jurassic Park, son devorados por dinosaurios (#NoAlMaltratoDeGorditos). Llega esta chiquilla con un problema, porque resulta que, bueno, ya lo expliqué, pero como si no fuera muy triste su situación actual, resulta que en su infancia la maltrataron mucho porque venía de una familia conservadora a nivel siglo XVII y le pegaban para purificar su alma (sorpresa, comienza una relación amorosa con Teddy 24 horas después de haberlo conocido y ya se aman... o sea, esto rompió todos los records de instalove; ¡además ni siquiera se dan besos! no es que me importara, pero era como un libro hiper cartucho, quiero decir, ¿qué clase de pareja donde ambos tienen más de treinta no se dan besos? ¿o tienen algún tipo de relación afectuosa? estos tipos se limitaban a pensar en lo mucho que amaban al otro); también hay un doctor, amigo de Teddy que es como el héroe... ya, wait, es que de verdad no pueden leer este libro, pero pueden continuar con la reseña, porque quiero spoilear. Si les interesa leerlo (cosa que dudo) pues, pueden dejar de leer esto ahora. Este médico es como, el personaje más random de la vida. Aparece al principio y luego se acobarda en mitad de la misión, y finalmente descubre que tiene que tiene que hacer algo útil en su vida y se convierte en una bomba humana que salva a la humanidad. Este libro va sobre salvar el mundo, aunque el mundo no lo sepa (como en la mayoría de los libros, de todas formas). También hay una china que es medium y se llama Lai Wan y (lo siento, escribo esto y me doy cada vez más cuenta de lo ridículo que es), Lai Wan es muy seca porque ve el pasado y los sueños y el futuro y (no puedo no reírme) esas cosas. Y finalmente, mi personaje favorito: el negro badass que le proporciona a Teddy un arsenal de armas; esto es lo único creíble de todo el libro, porque al menos sabemos el origen de las balas infinitas de las que nunca sabemos nada.

Dentro de la trama, como ya dije, básicamente tienen que salvar a la humanidad. El papá de esta chiquilla es como un reverendo que cree que habla con Dios, y él, supuestamente, le dijo que tenía que preparar a su hija para recibirlo y así traer paz al mundo, así que él le hace caso, pero en realidad está siendo manipulado por una deidad extraña con forma de pulpo abominable. Estos monstruos, fueron humanos seguidores del tío malo ese, y con el poder del demonio/dios, son convertidos en esas cosas amorfas que vuelan y no mueren nunca.

En realidad el libro parte súper bien. Tenía un buen párrafo de inicio, además de estar bien escrito. La sinopsis me parecía arriesgada cuando especifica que el detective tiene por misión salvar al mundo, pero descubrí que además mentía olímpicamente, pues dice que Teddy tiene el don de meterse en los sueños de las otras personas y eso sólo ocurre una vez y como que se nota a penas, y no; no puede hacer eso.

El libro es una majamama de cosas mal mezcladas. Primero tiene una premisa policial, casi tirada para thriller, luego se pone como medio místico/paranormal por eso de que llega Lisa con el asunto de los sueños; pero cuando entra la bestia amorfa por la ventana se puso totalmente fantástica (hablando de género). Y no se limita a eso, sino que se pasea por todo tipo de mitología, porque además de la existencia de este demonio/dios mayor, habían profecías bíblicas, y cosas de las estrellas, más monstruos, yo estaba como:


En conclusión: si lo ve, ríase de él, y si ve a alguien apunto de comprarlo, dígale que no lo haga, que se haga un favor a si mismo y la humanidad y mejor compre Cincuenta sombras de... no, mejor, que se compre un chocolate, sí, eso, los chocolates no dañan a nadie.

Ahora si, de verdad: es un libro ridículo, que tiene un par de frases buenas, pero que a la vez son demasiado clichés. ¿A quién le podría gustar? a cualquier niño que ame la acción y no le guste leer, tal vez. Tampoco es que haya tanta acción, pero es como cortito y yo creo que podría servir de distracción para alguien que no esté habituado a leer. Este es el segundo libro de una serie, y no tenía idea; al parecer tampoco hay relevancia con el orden en que se lean, así que no importa. El punto es que no. Es una lectura totalmente predecible y muy, pero muy básica (además de todo lo mencionado anteriormente).
Azul.

1 comentario:

  1. Oh, creo que odie el libro también con tu reseña, que quiera ser muchas cosas a la vez no me agrada.

    ResponderEliminar

«Pues considero que aquella persona, caballero o señora, que no sabe apreciar el valor de una buena novela es completamente necio» Mr. Tilney.