Los peligros de fumar en la cama y otras formas de concebir el terror, parte 1

10.4.18

LOS PELIGROS DE FUMAR EN LA CAMA
Mariana Enríquez | 2009
208 páginas (ebook)
Anagrama
{goodreads}

Cuando hablamos de terror en la literatura es inevitable evocar ciertas imágenes que tenemos incrustadas en la cabeza probablemente por el manejo comercial que se hace de éste. Sangre, monstruos, cosas paranormales, payasos asesinos, hombres enmascarados y el nombre de Stephen King escrito en mayúsculas sobre la caratula de su nuevo libro. Libros de lomos negros y letras rojas, así que cuando Anagrama pública a Mariana Enríquez en colores grises y una fotografía extraña y que en cierto sentido evoca al titulo, jamás esperamos que en efecto nos encontremos con historias de terror.

En la descripción del libro podemos evidenciar que la editorial la llega a comparar con Shirley Jackson, Thomas Ligotti e incluso Julio Cortázar, y yo que sólo había leído a Cortázar (y no demasiado) no tenía ningún punto de comparación real que me indicara con qué clase de historias podría encontrarme aquí, porque no es una novela, sino una composición de doce particulares cuentos que encarnan el miedo de formas que generalmente podemos leer a través de historias con un formato más extenso y que en lo personal, no me había topado antes pero que quizá más de alguno ya esté familiarizado. Sin embargo, no creo que aquello sea impedimento para disfrutar de la astucia de la autora y su forma de desarrollar el terror.

Tenemos doce cuentos que se agarran de todas partes para existir. Pululan deliciosamente en una especie ficción normalizada que se disfraza a ratos de realismo mágico. Son de extensión más bien breve y de trama bastante sencilla pero que no se amedranta a la hora de perturbar de una u otra forma a quien los lee.
La primera vez que apareció creí que soñaba y traté de despertarme de la pesadilla; cuando no pude y empecé a entender que era real grité y lloré y me tapé con las sábanas, los ojos cerrados fuerte y las manos tapando los oídos para no escucharla, porque en ese momento no sabía que era muda.
Lo más interesante de estos cuentos es la cotidianidad con la que cada historia es narrada, ya sea en primera o tercera persona. No hay un enorme esfuerzo en hacer sentir pánico, porque no es de hecho el sentimiento predominante. El miedo que aquí encontramos proviene generalmente del asco, de lo sexual, de lo tabú, lo oculto, y también de la ansiedad que causan los cuentos por su brevedad. Somos lector pasivo y activo, disfrutamos del miedo de los personajes por las tramas de las historias y también vivimos la tragedia de no poder explorar más el pequeño universo que Mariana crea para cada una de sus obras. Quedamos con la incertidumbre, la curiosidad, el morbo a media garganta y por supuesto que sabe mal, pero es un juego muy interesante entre autor y lector.

Mis favoritos por lo demás son El desentierro de la angelita, que me dio risa, El aljibe, donde sentí una tristeza infinita, El mirador, que me causó un miedo real, Dónde estás corazón, que es excelentísimo y me despertó el morbo y el que da nombre al libro, Los peligros de fumar en la cama que me pareció una historia muy bella.

Cuando finalmente acabé el libro partí a leer por primera vez a Shirley Jackson, con Siempre hemos vivido en el castillo, porque me sentía muy complacida con lo que había encontrado en este terror inesperado y quería más. Lo obvio habría sido leer más de la autora, pero me picaba la curiosidad por saber si era cosa de Mariana esta extraña forma de despertar el miedo o había todo un mundo por explorar para una cobarde como yo. Sin embargo para saber más de esta segunda travesía tendrán que esperar la reseña de ese libro, jeje.

Ya para concluir. Recomendadísima, merece la oportunidad de todos porque es un libro que está hecho para no defraudar. No es espectacular, pero está hecho con cuidado y detalles, entretiene, cumple su función, y deja con la sensación de querer comentarlo, compartirlo y recomendarlo. Espero volver a hablar de Mariana y este libro pronto, porque aún falta la junta del Club de lectura y otras reflexiones más profundas. Ojalá para entonces lo tengan por lo menos añadido a sus to-reads en Goodreads.
Azul
***

Próximamente: • SIEMPRE HEMOS VIVIDO EN EL CASTILLO OTRAS FORMAS DE CONCEBIR EL TERROR, PARTE 2

***
SI ERES DE CHILE PUEDES ENCONTRAR ESTE LIBRO EN LA BPDIGITAL Y LEERLO DE FORMA LEGAL Y GRATUITA.

1 comentario:

  1. Oye, esto se ve genial, me lo apunto totalmente. ¡Muchas gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar

«Pues considero que aquella persona, caballero o señora, que no sabe apreciar el valor de una buena novela es completamente necio» Mr. Tilney.